Blog Noticias

------------------------------------------------------------

Busca en el Blog y las Noticias:

viernes, 12 de agosto de 2011

On Egin: Angulas



 Este preciado manjar inicia su tradición en el País Vasco, sin embargo pronto se popularizó en toda España, Francia y llegó hasta el continente americano. Se trata de la cría de la anguila, generalmente pesa un gramo y mide 8 cm de largo en promedio. 

Se trata de un alimento que abundaba en los puertos y que en un inicio se consideró como comida para las masas. Poco a poco su peculiar textura fue apreciada por otras clases y al irse dando a conocer la demanda se creció de tal modo que se convirtió en un bocado cada vez más exclusivo, al punto que empezó a escasear y los precios se dispararon.


Estos hacen casi imposible la adquisición de un producto que ha tenido su mayor expresión en las sociedades gastronómicas. Sin embargo, hay quienes han cuestionado la presencia de este producto en las filas de los manjares más exquisitos y es que la angula tiene un sabor neutro, nada fuera de este mundo, es su singular textura la que lo separan de otros productos. 

Decíamos en el On Egin pasado, que la cocina vasca tiene un pilar especial en la textura, pues en muchas ocasiones es ella la protagonista de los platillos, con un sabor simple y depurado, brilla la textura, la consistencia, y en este caso es la técnica y el tiempo de cocción la clave para conseguirla.


 Uno de los platos más preciados de la cocina vasca es simplemente aliñar con aceite de oliva extra virgen, un poco de ajo y guindilla, un buen plato de angulas, o con aceite vinagre y algunas hojas verdes de temporada. Hablamos de una cocina que aprecia los sabores auténticos, las texturas gelatinosas y los productos como vienen de la tierra.

La escasez de este producto dieron pie al invento de un sucedáneo en surimi, que actualmente se comercializa en todo el mundo, incluso es común encontrarlo como botana en las mesas mexicanas, éste sustituto ha tenido gran auge a nivel mundial, haciendo que la tradición de la angula perdure, y saciando añoranzas del paladar.  Un producto al que es difícil renunciar, no por nada tiene la gula en el nombre.

0 comentarios:

Publicar un comentario