Blog Noticias

------------------------------------------------------------

Busca en el Blog y las Noticias:

martes, 12 de abril de 2011

Así Sabe México: Amaranto


Esta planta milenaria, bautizada huautli por los antiguos nahuas, fue y sigue siendo un elemento medular en la alimentación y cultura de los pueblos mexicanos. Con él se hacían, tortillas, atoles, tamales, galletas, dulces, y más.

El amaranto, también llamado bledo (por su semejanza con la planta europea del mismo nombre), es una hierba de hasta 2.5 metros de altura, de la cual brota una flor de color rojizo muy vivo. La palabra castellana para el huautli en realidad desciende del griego: a - privativo y maraino - marchitar; siendo que las flores del amaranto son capaces de conservar su color por mucho tiempo, aun cuando están secas. 


A la llegada de los españoles a América, el amaranto era uno de los cuatro principales productos tributados a los mexicas, junto con el maíz, el frijol y la chía. En el Códice Mendocino se cuenta que México-Tenochtitlan recibía anualmente alrededor de 4,000 toneladas de amaranto, denotando una tremenda importancia. Por supuesto que es natural que esta grano sirviera como base de la alimentación, pues contiene el doble de proteína que el maíz y el arroz, y es rico en vitaminas A, B, C, B1, B2, B3; ácido fólico, calcio, hierro y fósforo.

“...in tonacaiotl, in tlaolli, in etl, in oauhtli...”
(“lo que conserva la vida, el maíz, el frijol, el amaranto...”)

- Respuesta de los señores nahuas  a los doce frailes. Siglo XVI -

De él no se aprovechan únicamente los granos, sino también las hojas y tallo, genéricamente era un quelite (hierba comestible), del género Amaranthus, junto con el quintonil o quelite blanco, el quelite morado, el quelite espinoso y el quelite de agua.

Con los granos se preparaban las primeras tortillas, que llevaban otra parte de maíz. Actualmente se sigue utilizando como harina (con la particularidad de no contener glúten) para galletas, atoles, tamales, sopas, guisos y helados. La manera más común de consumirlo, sin duda, es la alegría. Éste es un dulce típico hecho de los granos de amaranto tostado y reventado mezclados con miel o piloncillo, cacahuate, nuez, pepitas y pasas.


El amaranto no sólo formaba parte de la cotidianeidad de los pueblos antiguos como comestible, sino que era un elemento cosmogónico presente en un sinnúmero de ceremonias religiosas. La misma imagen de Tláloc (dios de la lluvia) estaba espolvoreada de amaranto. Se ofrecían a Xochipilli (dios de las flores) tortitas y muñecas de masa de amaranto. Estaba también presente en los bautizos, y se usaba durante las fiestas del mes Panquetzaliztli para hacer una figura del dios Huitzilopochtli que finalmente se comía.


Hasta el día de hoy es difícil de creer que el amaranto no se cultive de una forma más organizada. Es un recurso natural seriamente subexplotado, calificado como uno de los 36 cultivos más prometedores del mundo por un estudio de la Academia Nacional de Ciencias de EU.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro, como olvidar los dulces tipicos de amaranto, tan populares en las ferias de los pueblecitos de Mexico. Practicamente, crecimos con ellos; nos acompanaban en nuestros juegos, en nuestras tertulias...y pensar que algo tan nutritivo y sano ha sido desplazado por los caramelos.

laura parrilla dijo...

El dato de tlaloc "salpicado" de amaranto.... podrían publicar la fuente porfavor...

Fran dijo...

Hola Laura! Me basé en varias fuentes para escribir este artículo. Concretamente, el dato que buscas lo tomé de:

CARIÑO Preciado, Luis F., "El amaranto, la planta inmarcesible", México Desconocido, sin número, CIRCA, 1998.

Gracias por tu interés, saludos!! :D

laura parrilla dijo...

Gracias a ti.

Gabi Caccia dijo...

Muy buena información, Fran tu apellido cual es para darte los créditos de tu investigación.
saludos
Gabi Caccia

Fran dijo...

Hola Gabi! Fran Cedillo, muchas gracias!

Publicar un comentario