Blog Noticias

------------------------------------------------------------

Busca en el Blog y las Noticias:

martes, 8 de junio de 2010

Receta: Natilla de Chile Poblano

Volvemos a la normalidad, y qué mejor que una receta mexicana de vanguardia, simple y elegante para comenzar el mes.

Ésta receta los asombrará, es un postre delicioso, con sabores familiares llevados a nuevos extremos. La natilla va acompañada de elote caramelizado y rajas de chile poblano en almíbar.



Ingredientes:
  • Chile Poblano        1 ½ piezas
  • Leche                   750ml
  • Yema de Huevo     6 piezas
  • Azúcar                  150gr
  • Maicena                25gr
Guarnición:
  • Elote Dulce         100gr
  • Chile Poblano       1pz
  • Mantequilla
  • Azúcar               150gr

Procedimiento:

Lo primero será escalfar los chiles. La mejor manera de hacerlo es colocándolos directamente sobre el fuego de su estufa, déjenlos ahí hasta que la piel se queme y se ponga negra. Con unas pinzas vayan dándoles vuelta hasta que toda la piel se haya quemado. Cuando estén listos, los vamos a colocar dentro de una bolsa de plástico cerrada y los dejaremos “sudar” unos 5 minutos. Esto es para que la piel se termine de despegar sola lo más posible. Pasado este tiempo los sacamos de la bolsa y terminamos de pelar la piel quemada. Deben quedar tiernos, por el tiempo que estuvieron en el fuego. Finalmente los cortamos en tiras y retiramos las venas y las semillas para dejarlos listos.

Entonces tomaremos un chile y medio y lo licuaremos bien con la leche, lo pasaremos por un colador fino y lo dejaremos en el fuego hasta que hierva.

Mientras tanto vamos a mezclar las yemas de huevo con el azúcar y la maicena en un tazón, y batiremos vigorosamente con un globo hasta que la preparación se vuelva de un amarillo pálido. A ésta técnica la llamamos “blanquear la yemas”, y normalmente se realiza con azúcar.

Cuando la leche haya hervido la retiramos del fuego, y ahora debemos mezclarla con las yemas blanqueadas. Cuando vamos a mezclar el huevo con un líquido caliente, éste se puede cocinar y formar grumos. Para evitar esto, realizamos la técnica de “temperado”. Esto es tomar una pequeña parte del líquido caliente, en este caso leche, y mezclarla con el huevo, poco a poco. Cuando el huevo haya tomado temperatura, entonces sí podemos verterlo todo sobre el líquido caliente.

Dejamos la preparación a fuego bajo por unos 5 minutos, o hasta que espese y tenga la consistencia adecuada. Cuando esté, reservamos en el refrigerador.

Hasta aquí ya tenemos lista la natilla, pasemos a la guarnición. Primero el chile poblano en almíbar. Simplemente cortaremos una pieza de chile ya escalfado en julianas (bastones de unos 5cm de largo por medio de ancho) y los pondremos a hervir con agua y 100 gr de azúcar. Dejaremos reducir a fuego alto hasta que se haya evaporado el 80% del agua y los chiles estén bien tiernos. El resultado es asombroso, tienen que probarlo.

Por último saltearemos el elote dulce (pueden usar el que venden en lata) con un poco de mantequilla y 50 gr azúcar hasta que quede bien  caramelizado.


Finalmente debemos montar el plato. En el fondo de un ramekin (o una cazuela pequeña de barro, para más folclor) colocaremos un poco de elote caramelizado y unas rajas de chile en almíbar. Rellenaremos con la natilla hasta el borde y espolvorearemos con azúcar toda la superficie. Caramelizaremos el azúcar para darle una vista muy bonita y una textura crujiente. Para esto pueden usar un soplete de cocina, pero si no lo tienen, les recomiendo que utilicen una simple cuchara. Colóquenla directamente al fuego de la estufa, durante un par de minutos hasta que esté bien caliente. Entonces presionen levemente sobre el azúcar con la cuchara caliente y ésta se quemara inmediatamente.

Por último, decoramos con un poco de chile en almíbar y elotes caramelizados.

Vayan a la cocina y complazcan a sus amigos con este delicioso postre, no se van a arrepentir. Garantía Lienzo Culinario.

3 comentarios:

Violeta dijo...

¡Qué sabroso y qué sorpresa!
No imaginaba que pudiera haber un postre con chile poblano.
La cocina mexicana es para mí un inagotable descubrimiento.

Anónimo dijo...

hey si esta mui buena pero ocupo unas recetas algo prehispanicas de postres alguien que me allude

Mariana Castillo dijo...

Hola, soy editora de contenidos en Sección Amarilla y estoy interesada en darle difusión a tus recetas y artículos (que son muy buenos) en un nuevo proyecto de la empresa sobre gastronomía y restaurantes. Mi mail es mariana.castillo@seccionamarilla.com
Escríbanme y les cuento más al respecto. Saludos y felicidades.

Publicar un comentario