Blog Noticias

------------------------------------------------------------

Busca en el Blog y las Noticias:

martes, 22 de junio de 2010

Grandes Cocineros: Sor Juana Inés de la Cruz



Esta inspiradora mujer, que en pleno Siglo XVII reclamó su derecho a estudiar, a ser artífice de la palabra y de su propia vida; perseguida y aislada por sus desafiante filosofía y sus versos críticos de un patriarcado opresor; fue también una asidua cocinera, fascinada por las propiedades químicas de los alimentos y los feroces resultados de combinaciones ganadoras.

Claro que como monja, era natural que Sor Juana tuviese un encuentro cercano con la cocina, comenta al respecto la doctora Josefina Muriel:

“Todas las monjas se dedicaron con mayor o menor intensidad al arte culinario, poniendo interés en crear los mejores platillos para obsequiar a los bienhechores, alcanzar favores, agasajar a los obispos y recibir a los virreyes.”


Además de haber participado activamente en la recopilación, transcripción y reordenamiento del recetario del Convento de San Jerónimo, Sor Juana recopiló su propio recetario mismo que fue interpretado y editado por Guadalupe Pérez San Vicente y la doctora Josefina Muriel, de dicha colección se rescata no sólo su pasión gastronómica sino el testimonio de su creación culinaria y su afán de conservar dicha herencia cultural.

Sin embargo, es la Respuesta a Sor Filotea, el ensayo en el que más claramente podemos denotar la profunda filosofía gastronómica de Sor Juana, misma que no sólo se apropia del espacio de la cocina, sino que lo reivindica como un espacio de libertad e intelectualidad.

Debido a su actitud crítica e inquisitiva, Sor Juana debió pagar penitencia varias veces dejando los libros y la pluma a un lado, y tomando el cucharón. Este espacio de domesticidad femenina representaba orden y obediencia pero Sor Juana lo reclama como un lugar de conocimiento intelectual y aprendizaje.



En su Respuesta a Sor Filotea Sor Juana escribe:

"Pues ¿que os pudiera contar, señora, de los secretos naturales que he descubierto estando guisando? Ver que un huevo se une y fríe en la manteca o el aceite y, por el contrario, se despedaza en el almíbar; ver que para que el azúcar se conserve fluida basta echarle una muy mínima parte de agua en que haya estado membrillo u otra fruta agria; ver que la yema y clara de un mismo huevo son tan contrarias, que en los unos, que sirven para el azúcar, sirve cada una de por sí y junto no. . . ".

La reivindicación de la cocina sucede porque ésta se convierte en un espacio de investigación; porque ese símbolo doméstico que representa se trastoca en experimentación, ciencia y reflexión. Así gratifica a la cocina cuando se refiere a Aristóteles:

"Bien dijo Lupercio Leonardo, que bien se puede filosofar y aderezar la cena. Y yo suelo decir viendo estas cosillas: Si Aristóteles hubiera guisado, mucho más hubiera escrito."



Según especialistas en la vida de Sor Juana, de las recetas que recopiló, más de 30 son de su autoría, así como sus versos, su cocina estaba llena de filosofía y aprendizaje, y sobre todo de una toma de espacios para el intelecto, una mujer que desde el S.XVII reivindica un espacio que con todo y el boom gastronómico español sigue necesitando una legitimización social, intelectual y cultural.


Si quieren acercarse más a la faceta culinaria de Sor Juana consulten:



Lavín, Mónica y Benítez Muro, Ana: Sor Juana en la cocina. Editorial Clío, México (Cocina virreinal novohispana, tomo IV), 2000.

6 comentarios:

Violeta dijo...

¡Fabuloso!
Adoro la figura de Sor Juana y no sabía sobre este libro que la relaciona con la cocina.
Espero encontrarlo por Amazon.com
¡Gracias!

Dr. Acula dijo...

Extraordinario post, de veras. He ahí un titán del pesnamiento, dando de comer ideas. Grande.

Anónimo dijo...

Pero Sor Juanita!!! ¿dónde no estuvo involucrada con tanta reflexa que le fascinaba a ella? Es una lástima que tan joven se haya visto impelida a renunciar a su curiosidad por los aprendizajes que, en una mujer de esa época, pues nunca fueron bien vistos. Sor Juana, cuántos escritos se realizan en tu nombre!!!!

Anónimo dijo...

Valiosa Sor Juana!!! Tus pensamientos aderezados al calor de nuestras reflexiones son uno de los más deliciosos platillos que nos dejaste reposando en la cocina. Tus letras emperejiladas entre cebollas y pomodoros, son nuestra mejor herencia. Sor Juana, cuántas recetas se preparan en tu nombre!!!! Agustín Medrano gordillo

Babelle dijo...

Sin duda una de las mentes y plumas más prominentes del habla hispana, un modelo a seguir que no pierde vigencia.

Gracias por sus comentarios, recuerden que pueden ponerse en contacto con nosotros en el siguiente mail:

contacto@lienzoculinario.com

Anónimo dijo...

Espero que sus recetas no estén escritas como silvas; de otra forma, entre tanto hipérbaton soy capaz de freir la lechuga, escurrir los huevos o cortar la leche en julianas... ¡Fascinante mujer!

Publicar un comentario