Blog Noticias

------------------------------------------------------------

Busca en el Blog y las Noticias:

martes, 2 de marzo de 2010

Así Sabe México: Tamales

Una vez más les entregamos una edición de Así Sabe México. En esta ocasión hablaremos de una preparación que ha sido esencial para la alimentación del pueblo mexicano y de muchas culturas de Latinoamérica desde tiempos remotos, los tamales.

Se trata de una preparación hecha a partir de masa de maíz, combinada con alguna grasa y acompañada de un relleno, que puede ser de chiles, carnes, frutas, dulces, según su origen. Esta mezcla se envuelve típicamente en las mismas hojas de la mazorca, o, en algunas regiones,  en hojas de plátano, y se cocinan al vapor. Precisamente, la palabra tamal deriva del vocablo náhuatl tamalli, que significa envuelto.

No existen pruebas fehacientes sobre el origen último de los tamales. Sin embargo, existen muchos registros de su existencia desde la época precolombina. Se cree que los tamales formaban parte de la alimentación diaria de las clases más altas, mientras que las clases más bajas solo los consumían por motivo de alguna celebración. Algunos códices nos muestran el consumo de tamales por el nacimiento de un niño, o como ofrecimiento a los sacerdotes durante ceremonias religiosas.

Tamal Oaxaqueño

Dada la diversidad en el origen de los tamales, conocemos cientos de variedades de ellos. Simplemente en México contamos con los clásicos tamales, envueltos en hoja de maíz; los tamales oaxaqueños, envueltos en hoja de plátano; las corundas (típicas de Michoacán); los tamales chiapanecos; los sinaloenses; los yucatecos; el zacahuil; entre otros. Éste último es una de las variedades más exóticas que aun se considera que tiene la misma raíz que el tamal. Se trata de una especie de tamal gigante, y sirve para muchos comensales. Su composición es similar a los demás, pero se cuece en una tina metálica dentro de un gran horno de barro.

 
Corundas Michoacanas

En Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú existen las humitas, que son muy parecidas a los tamales que aquí preparamos. En Belice les llaman bollos; en Puerto Rico, guanimes y, en Brasil, pamonhas.
Si bien los tamales los comemos todo el año, principalmente durante el desayuno, también están ligados a una tradición religiosa en la que no pueden faltar. El día 2 de febrero celebramos el día de la Candelaria (referente a la virgen de la Candelaria, patrona de las Islas Canarias). En este día solían ofrecerse fiestas enormes, y siempre se preparaban tamales. A su vez, ésta fiesta está ligada con la tradición de la Rosca de Reyes, que se come el día 6 de enero. La rosca tiene dentro figurillas (pueden ser niños, animales, u otras), de manera que aquél que encuentre “el mono” en su rebanada tendrá que hacer o comprar tamales para los demás el día de la candelaria.


Para quienes nos siguen de otras partes de la República Mexicana, o de otros países, voy a describir los tipos de tamales más comunes en la Ciudad de México:
  • Tamal Verde (o tamal “de verde”): Envueltos en hoja de maíz, y rellenos de un guiso de carne de puerco con salsa verde.
  • Tamal de Mole: Envueltos en hoja de maíz, y rellenos de mole poblano con carne de puerco o pollo.
  • Tamal de Rajas: Envuelto en hoja de maíz, relleno de rajas de chile jalapeño con queso asadero o panela.
  • Tamal de Dulce: Envuelto en hoja de maíz. La masa se endulza con piloncillo y se tiñe de rosa. Se le incorporan pasitas a la masa.

  • Tamal de Frijol: También envuelto en hoja de maíz, normalmente no lleva relleno, pues la masa misma es de maíz y frijol.
  • Tamales Oaxaqueños: Éstos se envuelven en hojas de plátano. La masa tiende a ser más húmeda y más compacta. Los más comunes son de salsa verde o roja, con carne de cerdo o pollo.
Como acompañamiento, típicamente se usa el atole o champurrado (o atole champurrado). El champurrado es una bebida a base de maíz y chocolate. También son comunes los atoles de arroz, guayaba, fresa, cajeta y nuez.


Otra práctica común en la Ciudad de México es el comer los tamales dentro de un bolillo, es decir, una torta de tamal, también conocida como guajolota.

Espero que este post les haya despertado el apetito y pronto salgan a buscar un delicioso tamal y su atole favorito, lo mismo va para todos nuestros amigos de Latinoamérica, bon apetit!

0 comentarios:

Publicar un comentario