Blog Noticias

------------------------------------------------------------

Busca en el Blog y las Noticias:

martes, 10 de noviembre de 2009

Receta: Pizza de Huauzontles y Chapulines


Esta combinación se me ocurrió simplemente porque me encantan los huauzontles (o huazontles, como también se usa), y buscando algún ingrediente que complementara su sabor, di con los chapulines.

Los huauzontles son una  variedad de quelite típica de México. De éste se comen principalmente las flores y, algunas veces, las hojas. Tiene un aspecto como de brócoli, pero de tallo muy fino y mucho más suave. En el Valle de México se suelen capear, rellenar con algo de queso fresco o Oaxaca y salsear con caldillo de jitomate o mole poblano.

Los chapulines son los grillos o saltamontes que se recolectan de las milpas principalmente en el sureste del país. Lo más común es que vengan de Oaxaca. Éstos se pueden conseguir en todos los mercados, se compran ya tostados en comal. Tienen un color rojo oscuro e intenso y un sabor muy peculiar, como de chicharrón pero con un twist al final.

En el caso de esta receta, la proporción de chapulines es mucho menor con respecto a la de huauzontles, que son los protagonistas. Su sabor es suave y delicado, y la sal de los chapulines lo realza de maravilla.

No podíamos dejar pasar la salsa de la pizza, en este caso preparamos una salsa pomodoro pero con un toque de chile guajillo, que además de sabor, le da un hermoso color.


 Ingredientes: (2 pizzas)
  • Chapulines                 75 - 100 gr
  • Huauzontles               500 gr
  • Queso Manchego        400 gr
Para la masa:
  • Harina                       750 gr
  • Levadura en polvo     1 cucharadita
  • Sal                            ½ cucharadita
  • Agua                         250 ml
Para la salsa:
  • Jitomate                6 pz
  • Cebolla morada       ½ pz
  • Ajo                         2 – 3 dientes
  • Chile Guajillo seco   2 pz
  • Aceite de Olivo
  • Sal, pimienta


Procedimiento:

Para la masa:
Debemos hidratar la levadura en un poco de agua, para que al mezclarla con la harina no queden grumos. Agregamos la sal y la harina. Integramos y añadimos agua conforme la vaya necesitando la masa. Amasamos hasta que quede uniforme y la dejamos reposar por unos 15 a 20 minutos cubierta con un trapo.

Posteriormente la vamos a estirar con un rodillo hasta que tenga el grosor que nos guste (a nosotros nos gusta muy delgada y crujiente) y quede al tamaño de la charola que vamos a utilizar.

Les platico que nosotros usamos una charola de barro especial para pizza crujiente, que le da un sabor y una textura especiales a la masa cuando se hornea. La marca Cocina de Barro hace este producto, entre otros interesantes, como su Flor de Sal dorada en barro. Esta charola tiene un recubrimiento de cal que le da la propiedad de antiadherente, así que no la tienen que engrasar para que su pizza no se pegue.


Para la salsa:
Comenzamos limpiando los chiles, retirando las semillas y las venas. Los hidratamos en agua hirviendo hasta que estén suaves, unos 30 segundos o un minuto. Licuamos los jitomates, cebolla, ajo y chiles hasta que queden bien molidos. Pueden pasar la salsa por un colador si prefieren la textura tersa, o si les gusta la salsa rústica, licúen por más tiempo y no la cuelen.  Pasamos la mezcla a una olla con aceite de oliva y la dejamos reducir a fuego alto. Una vez que se ha reducido, sazonamos con sal y pimienta. Pueden agregar hierbas para aromatizar la salsa a su gusto, pero les recomiendo que sean cuidadosos porque estamos manejando sabores suaves, y los pueden opacar fácilmente. Además, el chile guajillo le da todo el sabor necesario a la salsa.

Debemos limpiar los huauzontles de modo que nos quedemos únicamente con los brotes y desechemos todos los tallos. Dado que irán sobre la pizza, el comensal no puede limpiarlos al momento de comerlos, como se haría normalmente. Una vez limpios, los blanqueamos en agua hirviendo con sal y una pizca de bicarbonato de sodio, para que no pierdan su color con la cocción, durante unos 5 a 7 minutos.

Por último, cubrimos la masa con salsa, el queso manchego rallado, los huauzontles y los chapulines. La llevamos al horno a 250°C por unos 30 minutos y servimos.

Espero que disfruten esta receta tanto como nosotros. Anímense a prepararla, es muy sencilla y quedarán muy contentos con el resultado.

4 comentarios:

Dr. Acula dijo...

Jolly John Thomas, eso se me antoja...

Tamm dijo...

Solo quiero decir que aplaudo por ese rescate del huauzontle (el chapulín esta relativamente de moda). Al ver esta receta me llevaron a lo más temprano de mi infancia cuando mi mamá los preparaba capeados, rellenos de queso y bañados en salsa roja. Los invito a que hagan un post de ese platillo, me harán llorar! :P Saludos!!

Anónimo dijo...

Hola, donde consigo la marca cocina de barro???

Anónimo dijo...

El huauzontle sabe riquisimo!!!!

Publicar un comentario